jueves, 28 de mayo de 2020
Biblioteca de Silos. Estanterías

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

23. La excomunión.

Si se obstina en su maldad.
1 Si algún hermano es terco, desobediente, soberbio o murmurador, o en algo se opone a la santa regla y demuestra una actitud despectiva hacia los mandatos de sus superiores, 2 de acuerdo con el mandato de nuestro Señor, sea corregido en privado primera y segunda vez por sus superiores. 3 Si no se enmienda, se le reprenderá públicamente delante de todos. 4 Pero, si ni aun así se corrige, sea excomulgado, con tal que sea capaz de entender la gravedad de la pena. 5 Si se obstina en su maldad se le dará un castigo corporal.


« 22. Cómo duermen los monjes. 24. Alcance de la excomunión. »