domingo, 18 de agosto de 2019
Biblioteca de Silos. Norberto sentado

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

73. Esta regla no incluye todo el camino de perfección.

Un mínimo de vida monástica. 

     1 Hemos escrito esta regla para que, al observarla en los monasterios, demostremos tener al menos cierta honestidad de costumbres, o un mínimo de vida monástica. 2 Pero quien tenga prisa por llegar a la perfección en la vida monástica tiene la doctrina de los santos Padres cuya observancia lleva al hombre a la cumbre de la perfección. 3 Porque, ¿qué página o frase inspirada por Dios en el Antiguo y Nuevo Testamento no es una norma segura para la vida del hombre? 4 ¿O qué libro de los santos Padres católicos no nos repite que vayamos por el camino recto hacia nuestro Creador? 5 Las mismas Colaciones de los Padres, sus Instituciones y sus Vidas, también la Regla de nuestro padre san Basilio, 6 ¿qué otra cosa son sino medios para llegar a la virtud de los monjes obedientes y de vida santa? 7 En cambio, a nosotros, perezosos, relajados y negligentes nos ruborizan y confunden. 8 Tú, quien quiera que seas, que corres hacia la patria celeste, cumple con la ayuda de Cristo esta regla escrita de elemental iniciación, 9 para que finalmente llegues, con la protección de Dios, a las cumbres de doctrina y virtudes que anteriormente hemos descrito. Amén. 

Fin de la Santa Regla.


« 72. El buen celo que deben tener los monjes.