domingo, 18 de agosto de 2019
Biblioteca de Silos. Norberto sentado

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

71. La obediencia mutua.

Por la obediencia irán a Dios.
     1 Todos deben practicar la virtud de la obediencia no sólo para con el abad sino también entre sí, obedeciéndose unos hermanos a otros, 2 sabiendo que por este camino de la obediencia irán a Dios. 3 Salvando el mandato del abad y el de los superiores por él instituidos, al que no se antepondrá ningún otro mandato privado, 4 en lo demás obedezcan los más jóvenes a sus mayores con toda caridad y prontitud. 5 Si alguien es obstinado, corríjasele. 6 Si algún hermano por cualquier razón es de algún modo corregido por el abad o por cualquier superior suyo, 7 o nota que un superior está mínimamente irritado o indispuesto con él, 8 inmediatamente, sin esperar más, póstrese en tierra ante sus pies y haga satisfacción, hasta que con una palabra de bendición le demuestre que ya se ha pasado su enojo. 9 Quien desdeñe hacerlo, se le someterá a castigo corporal o, si es contumaz, se le expulsará del monasterio.


« 70. Nadie se atreva a pegar a otro. 72. El buen celo que deben tener los monjes. »