martes, 01 de diciembre de 2020
Biblioteca de Silos. Estanterías

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

3. El consejo.

 

 Convoque a toda la comunidad.
     1 Siempre que se hayan de tratar asuntos importantes en el monasterio convoque el abad a toda la comunidad y exponga él mismo de qué se trata. 2 Una vez oído el consejo de los hermanos, reflexione a solas y haga lo que juzgue ser más conveniente. 3 Hemos dicho que se llame a todos a consejo porque con frecuencia el Señor revela lo mejor al más joven.
 
  4 Expongan los hermanos su criterio con entera y humilde sumisión y no se atrevan a defender obstinadamente su punto de vista, 5 sino que, respetando la decisión del abad, todos le obedezcan en lo que él juzgue ser más conveniente. 6 Pero así como conviene que los discípulos obedezcan al maestro, también éste debe disponer todas las cosas con prudencia y justicia.

 Sigan todos la regla.
     7 Por tanto, sigan todos en todo la regla como maestra y nadie se aparte de ella temerariamente. 8 Nadie en el monasterio siga su propia voluntad 9 ni se atreva a discutir insolentemente o fuera del monasterio con su abad. 10 Si alguien tiene esta arrogancia sea sometido a la disciplina regular. 11 Por su parte el abad haga todas las cosas con temor de Dios y observando la regla, consciente, sin lugar a duda, de que de todas sus decisiones tendrá que dar cuenta en el juicio de Dios juez imparcial.

Consulte a los ancianos.
     12 Pero, si se trata de asuntos del monasterio menos importantes, pida consejo sólo a los ancianos 13 como está escrito: Hazlo todo con consejo y después de hecho no te arrepentirás.


« 2. El abad. 4. Intrumentos de las buenas obras. »