miércoles, 27 de mayo de 2020
Biblioteca de Silos. Norberto sentado

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

38. El lector de semana.

Lea sólo el que edifica a los oyentes.
     1 No debe faltar la lectura mientras comen los hermanos, ni debe leer en público quien de buenas a primeras tome el libro sino que empezará el domingo el lector de toda la semana. 2 Éste, después de la misa y de la comunión, pida a todos que oren por él para que Dios le libre del espíritu de vanagloria. 3 Iniciándolo el lector, digan todos en el oratorio tres veces este verso: Señor, ábreme los labios, y mi boca proclamará tu alabanza. 4 Y, recibida así la bendición, comience su servicio de lector. 5 Guárdese sumo silencio para que allí no se oiga ni la voz ni el susurro de nadie sino sólo al que lee. 6 Sírvanse mutuamente los hermanos lo necesario de comer y beber para que nadie necesite pedir nada. 7 Si falta algo, antes que de palabra, pídase con una señal o con un ruido. 8 Nadie se atreva allí a preguntar nada sobre la lectura o sobre cualquier otra cosa, ni se dé ocasión a ello, 9 a no ser que el superior quiera decir breve mente algo edificante. 10 El hermano lector de semana, como acaba de recibir la sagrada comunión, tome vino con agua antes de empezar a leer para que no le resulte pesado aguantar el ayuno. 11 Y coma después con los semaneros de cocina y con los servidores. 12 No lean o canten todos los hermanos por orden sino sólo los que edifican a los oyentes.


« 37. Los ancianos y los niños. 39. La ración de comida. »