viernes, 29 de mayo de 2020
Biblioteca de Silos. Estanterías

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

47. La señal para la obra de Dios.

Cada cosa se haga a su hora.
     1 De dar la señal para la obra de Dios, tanto de día como de noche, ocúpese el abad, sea personalmente, o encargando esta tarea a un hermano tan atento que todo se realice a la hora correspondiente. 2 Entonen los salmos y la antífonas después del abad por orden aquellos a quienes se les haya encomendado. 3 No cante ni lea sino quien pueda desempeñar ese oficio para edificación de los oyentes. 4 Y lo hará con humildad, seriedad y reverencia aquel a quien se lo encargue el abad.


« 46. Otras faltas. 48. El trabajo manual. »