martes, 20 de octubre de 2020
Biblioteca de Silos. Llevando un libro

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

23. La excomunión.

Si se obstina en su maldad.
1 Si algún hermano es terco, desobediente, soberbio o murmurador, o en algo se opone a la santa regla y demuestra una actitud despectiva hacia los mandatos de sus superiores, 2 de acuerdo con el mandato de nuestro Señor, sea corregido en privado primera y segunda vez por sus superiores. 3 Si no se enmienda, se le reprenderá públicamente delante de todos. 4 Pero, si ni aun así se corrige, sea excomulgado, con tal que sea capaz de entender la gravedad de la pena. 5 Si se obstina en su maldad se le dará un castigo corporal.


« 22. Cómo duermen los monjes. 24. Alcance de la excomunión. »