viernes, 29 de mayo de 2020
Biblioteca de Silos. Sentados

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

42. Nadie hable después de completas.

Nadie hable de nada con nadie.
     1 Los monjes guardarán silencio en todo momento, pero sobre todo en las horas de la noche. 2 En todo tiempo, sea o no de ayuno, 3 si se cena, apenas se levanten de la mesa, se sentarán todos reunidos y uno lea las Colaciones, o Vidas de los Padres, u otra cosa que edifique a los oyentes. 4 Pero no se lean los siete primeros libros de la biblia o los de los Reyes, porque a los de mente enfermiza no les hará bien oír estas lecturas a esa hora; no obstante se leerán a otra. 5 Si es día de ayuno, acabadas las vísperas y tras un breve intervalo, acudan pronto a la lectura de las Colaciones. 6 Se leerán cuatro o cinco hojas o cuanto permita el tiempo, 7 para que durante la lectura todos se vayan reuniendo, en el caso de que alguien esté ocupado en alguna tarea encomendada. 8 Reunidos todos, recen completas y, terminadas las completas, a nadie se le dé permiso para hablar de nada con nadie. 9 Si se sorprende a alguien quebrantando esta regla del silencio sométasele a un castigo severo; 10 a no ser que sea por atender a los huéspedes o por cumplir un encargo del abad; 11 y aun así se haga en voz muy baja y con la más delicada discreción.


« 41. La hora de la comida. 43. Los que llegan tarde. »