martes, 20 de octubre de 2020
Biblioteca de Silos. Llevando un libro

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

57. Los artesanos.

En todo sea Dios glorificado.
     1 Si hay artesanos en el monasterio trabajen en su oficio con toda humildad y si se lo permite el abad. 2 Pero al que se envanezca de su habilidad y presuma de lo que aporta al monasterio 3 apártesele de su oficio y no vuelva a ejercerlo, a no ser que, humillado, se lo mande de nuevo el abad. 4 Si hay que vender algún trabajo de los artesanos, procuren no cometer fraude los responsables de la venta. 5 Acuérdense siempre de Ananías y Safira, no sea que la muerte que aquellos sufrieron en el cuerpo, 6 la sufran en el alma ellos o quienes cometan fraude con los bienes del monasterio. 7 Al fijar los precios no se infiltre el vicio de la avaricia, 8 sino que siempre lo vendan algo más barato de lo que pueden hacerlo los seglares, 9 así Dios será glorificado en todo.


« 56. La mesa del abad. 58. Admisión de hermanos. »