viernes, 29 de mayo de 2020
Biblioteca de Silos. Vacía

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

59. Oblación de niños.

Ofrezcan su hijo ante testigos.
     1 Si acaso algún noble ofrece su hijo a Dios en el monasterio, y el niño es aún menor de edad, redactarán sus padres el documento del que antes hablamos 2 y en el ofertorio de la misa envuelvan dicho documento y la mano del niño con el mantel del altar, y así le ofrecerán. 3 En cuanto a sus bienes, prometan bajo juramento en el mismo documento que, ni personalmente, ni por persona interpuesta, ni de cualquier otro modo, le darán a él nunca nada, ni siquiera la ocasión de poseer cosa alguna. 4 Si no desean proceder así y quieren ofrecer una limosna al monasterio en agradecimiento, 5 hagan donación al monasterio de las cosas que quieran dar, reservándose, si lo desean, el usufructo. 6 Se cierran así todos los caminos para no darle al niño ninguna expectativa que pueda seducirle y hacerle perecer, lo que ojalá no suceda. La experiencia nos lo ha enseñado. 7 También los más pobres procedan de la misma manera. 8 Los que no poseen nada en absoluto, hagan sencillamente el documento y en el ofertorio de la misa ofrezcan su hijo ante testigos.


« 58. Admisión de hermanos. 60. Admisión de sacerdotes. »