lunes, 21 de septiembre de 2020
Biblioteca de Silos. Bernardo andando

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

60. Admisión de sacerdotes.

No se le acepte en seguida.

     1 Si algún sacerdote pide ser admitido en el monasterio no se le acepte en seguida. 2 Pero si, a pesar de todo, insiste en su petición, sepa que ha de observar toda la disciplina regular, 3 y no se le dispensará de nada, según está escrito: Amigo, ¿a qué has venido?. 4 Sin embargo, se le concederá colocarse después del abad, dar la bendición y celebrar la misa, con el permiso del abad. 5 De lo contrario, nunca se atreva, sabiéndose sometido a la disciplina regular. Y dé a todos el mayor ejemplo de humildad. 6 Si hubiera que proveer algún cargo en el monasterio, o tratar de cualquier asunto, 7 guarde el lugar que por ingreso en el monasterio le corresponde, no el que se le ha concedido en atención a su sacerdocio. 8 Si algún otro eclesiástico quiere ingresar en el monasterio con el mismo deseo, désele un lugar intermedio, 9 con tal que prometa observar la regla y perseverar.


« 59. Oblación de niños. 61. Los monjes forasteros. »