viernes, 21 de febrero de 2020
Biblioteca de Silos. Norberto sentado

Volver un paso atrás Escuchar el texto más menos Enviar por email Imprimir

72. El buen celo que deben tener los monjes.

Teman a Dios con amor. 

     1 Así como existe un celo malo de amargura que separa de Dios y conduce al infierno, 2 también existe un celo bueno que aparta de los vicios y lleva a Dios y a la vida eterna. 3 Practiquen los monjes este celo con amor ardiente, 4 es decir, estimarán a los demás más que a uno mismo, 5 tolerándose con gran paciencia sus debilidades tanto físicas como morales. 6 Se emularán en obedecerse mutuamente. 7 Nadie busque lo que cree mejor para sí sino lo que más le conviene al otro. 8 Practiquen una desinteresada caridad fraterna. Teman a Dios con amor. 10 Amen a su abad con humilde y sincera caridad. 11 De ninguna manera antepongan nada a Cristo, 12 y que él nos lleve a todos juntos a la vida eterna.


« 71. La obediencia mutua. 73. Esta regla no incluye todo el camino de perfección. »